Edmée Pardo
Escritora, lectora, maestra, voluntaria, bien humorada

10) Atlas descrito por el cielo de Goran Petrovic


 

La primera vez que leí esta novela me fui de espaldas: me sorprendió su belleza, la audacia del lenguaje, el músculo tan ejercitado de la imaginación, la capacidad narrativa, la libertad para inventar. Muchos años después la retomé para un taller de lectura y esa emoción había desaparecido, aunque no la admiración por la obra. Escrita con el material con el que se suceden los sueños, en un derroche de estilo literario, el narrador cartógrafo de ese mapa cuenta la vida de ocho personajes que deciden quitar el techo rojo del edificio donde viven como una metáfora política y social para darle paso al azul. Una novela hija de la tradición que establece Milorad Pavic en El diccionario Jázaro. Sus múltiples líneas narrativas, la cantidad de objetos como espejos, mapas, cuadros, se van entretejiendo para que el lector contribuya con la trama y sus posibilidades. Mientras más avezado sea el lector mayores posibilidades encontrará en el libro. Bello, no fácil; una invitación a no entender y a dejarse arrobar por el lenguaje y sus posibilidades.

#Yugoeslavia #Belleza #RealismoMágico