Edmée Pardo
Escritora, lectora, maestra, voluntaria, bien humorada

Te Madrugada


Ideas que transcurren


La madrugada avanza en silencio, cada uno con su taza de té en mano. De pronto escuchamos los aviones. Han de ser las cinco, me dices,  a esas horas llegan los vuelos de Europa. Nos imagino allá, con abrigos, a la puerta de una sala de concierto. Un día, a estas horas,  de ahí estaremos regresando, pienso pero no te lo digo porque tengo los ojos entrecerrados. Termino el té, apago la luz y me acomodo de lado. Empiezo a caer en el sueño guiada por el sonido  de una filarmónica en algún lugar del este, donde hace frío. Tú te quedas así, medio sentado, sostienes la taza con la mano derecha y con la izquierda me cubres la cresta iliaca. Algo dices, pero apenas lo oigo. Tu voz viaja con los aviones que cruzan el aire de la ciudad.